Búsqueda de letras

Madder Mortem - Turn The War On letra lyrics

Idioma: 
Artista: 
Madder Mortem - Turn The War On en Amazon
Madder Mortem - Turn The War On ver en YouTube
Madder Mortem - Turn The War On escuchar en Soundcloud

Turn The War On

Turn, turn,
Let the rosegrove burn,
Turn, turn,
Watch the flies and learn.
Turn, turn,
Grinding it down,
Turn, turn,
Make it go on.
 
Sleep tight, wait long,
Hold on, stay strong.
 
There is a beast within
And there's no peace without.
I speak the lie as true
And it has blinded you.
 
Sleep tight, wait long,
Hold on, stay strong.
 
Let the rosegrove burn,
Watch it all come down.
This is what I've earned,
Watch the flies and learn.
 
Thrown back in line,
(So now the war is on)
Thrown back in line,
(And now devotion's done)
Thrown back in line,
(So let revulsion on)
And now the vultures come.
 
Sleep tight,
Wait long,
Hold on,
Stay strong.
 
Turn, turn,
Let the rosegrove burn.
Turn, turn,
Watch the flies and learn.
 
Turn...
 

Más letras de este artista: Madder Mortem


Con los iconos de la barra lateral derecha puedes ver, escuchar o comprar en línea the Turn The War Onarchivo de música o CD.

Si desea descargar esta música, puede hacer clic en el icono mp3 de la barra lateral derecha.


Las letras solo pueden usarse para la educación personal o educativa. Madder Mortem letra Copyright es el propietario de esta canción.



Más letras

Im Losing More Than I'll Ever Have

Please stop crying
I know you know I've been lyin'
Please stop crying
I know your love for me is dying
There ain't nothing I wouldn't do
To get myself back close to you
Please stop cryin'
I'm sorry I hurt you

I betrayed you
You trusted me and I betrayed you
If I obeyed you
I can't be me so I betrayed you
I don't want nobody else
I just want you to myself
But I betrayed you
I'm sorry I hurt you

I'm losing more than I'll ever have
I feel bad, I feel so bad
I mess your head but you still possess me
Baby baby baby have mercy, have mercy on me

You got a heart of gold
You can't be bought or sold
You got a heart of gold baby
I got the blues for you
I give myself to you
I got the blues for you baby
[Repeat]

Oh yeah
Don't you believe me
Will you redeem me
Don't you believe me baby
[Repeat]

Stay with me [repeat to fade]

¡Viva mi familia!

¡Viva la vida!
¡Viva mi familia!
¡Viva yo!
¡Viva nuestro amor!
 
Yo amo tanto mi familia
Y mi familia es lo major en mi vida
Por eso quiero cantar
En todo poder de mi voz
 
¡Viva la vida!
¡Viva mi familia!
¡Viva yo!
¡Viva nuestro amor!
 
Mi familia, ella es mi vida
Y mi vida es el paraíso
Mi familia y yo, somos uno
Y de nuevo quiero cantar
 
¡Viva la vida!
¡Viva mi familia!
¡Viva yo!
¡Viva nuestro amor!
 

I'm Mandy, Fly Me

Just like a rollin' stone
I'm outside lookin' in
But if your chance came would you take it?
Where on earth do I begin?
 
I'm Mandy, fly me
 
I've often heard her jingle
It's never struck a chord
With a smile as bright as sunshine
She called me through the poster
And welcomed me aboard
 
She led me she fed me
She read me like a book
But I'm hiding in the small print
Won't you take another look?
And take me away
Try me, Mandy, fly me away
 
The world was spinning like a ball
And then it wasn't there at all
And as my heart began to fall
 
[Instrumental/Bridge]
 
I saw her walking on the water
As the sharks were comin' for me
I felt Mandy pull me up, give me the kiss of life
Just like the girl in Dr. No No No No
Oh, when they pulled me from the wreckage
And her body couldn't be found
Was it in my mind it seems
I had a crazy dream
I told them so but they said no no no no
 
I found me on a street
And starin' at a wall
If it hadn't have been for Mandy
Her promise up above me
Well I wouldn't be here at all
So if you're travellin' in the sky
Don't be surprised if someone says Hi
I'm Mandy, fly me
 

La Profecía

«Y me bendijo a mi mare;
y me bendijo a mi mare.
Diez céntimos le di a un pobre
y me bendijo a mi mare.
¡Ay! qué limosna tan chiquita,
qué recompensa tan grande.
¡Qué limosna tan chiquita,
y qué recompensa tan grande!»
 
¿A dónde vas tan deprisa
sin decirme ni ¡con Dios!?
Me puedes mirar de frente,
que estoy enterao de tó.1
 
Me lo contaron ayer
las lenguas de doble filo,
que te casaste hace un mes
y me quedé tan tranquilo.
Otro cualquiera en mi caso,
se hubiera echado a llorar.
yo cruzándome de brazos
dije que me daba igual.
Y nada de pegarme un tiro
ni liarme a maldiciones
ni apedrear con suspiros
los vidrios de tus balcones.
¿Que te has casado? ¡Buena suerte!
Vive cien años contenta
y a la hora de la muerte,
Dios no te lo tenga en cuenta.
Que si al pie de los altares
mi nombre se te borró,
por la gloria de mi madre
que no te guardo rencor.
Porque sin ser tu marido,
ni tu novio, ni tu amante,
yo fui quien más te ha querido,
y con eso, tengo bastante.
 
Y haciendo un poco de historia,
nos volveremos atrás,
para recordar la gloria
de mis días de chaval.1
 
—¿Qué tiene el niño, Malena?
Que anda como trastornao,
tiene la carilla de pena
y el colorcillo quebrao.
Y ya no juega a la tropa,
ni tira piedras al río,
ni se destroza la ropa
subiéndose a coger niós.
¿No te parece a ti extraño,
no ves una cosa rara
que un chaval de doce años
lleve tan triste la cara?
Mira que soy perro viejo
y estás demasiado tranquila.
¿Quieres que te dé un consejo?
Vigila, mujer, ¡vigila!
 
Y fueron dos centinelas
los ojitos de mi mare.
—Cuando sale de la escuela
se va pa los olivares.
—Y ¿qué buscas allí? —Una niña,
tendrá el mismo tiempo que él.
José Miguel, no le riñas,
que está empezando a querer.
Mi pare encendió un pitillo,
se enteró bien de tu nombre,
te regaló unos zarzillos
y a mí un pantalón de hombre.
Yo no te dije «te adoro»
pero amarré en tu barcón
mi laso de seda y oro
de primera comunión.
Y tú, fina y orgullosa,
me ofreciste en recompensa
dos cintas color de rosa
que engalanaban tus trenzas.
 
—Voy a misa con mis primos.
—Bueno, te veré en la ermita.
Y qué serios nos pusimos
al darte el agua bendita.
Más luego en el campanario,
cuando rompimos a hablar:
—Dice mi tita Rosario
que la cigüeña es sagrá,
y el colorín, y la fuente,
y las flores, y el rocío,
y aquel torito valiente
que está bebiendo en el río;
y el bronce de esta campana,
y el romero de los montes,
y aquella línea lejana
que la llaman... ¡horizonte!
¡Tó es sagrao: tierra y cielo
porque así lo quiso Dios!
¿Qué, te gusta más? —Tu pelo
—¡Qué bonito me salió!
—Pues y tu boca, y tus brazos,
y tus manos redonditas,
y tus pies fingiendo el paso
de las palomas zuritas?
Con la pureza de un copo
de nieve te comparé;
te revestí de piropos
de la cabeza a los pies.
y a la vuelta te hice un ramo
de pitiminí, precioso
y luego nos retratamos
en las agüitas de un pozo.
 
Y hablando de estas pamplinas
que inventan las criaturas,
llegamos hasta tu esquina
cogiós por la cintura.
Yo te pregunté: —¿En qué piensas?
Tú dijiste: —En darte un beso-.
Y yo sentí una vergüenza,
que me caló hasta los huesos.
De noche, muertos de luna,
nos vimos por la ventana.
—¡Chssss! Mi hermaniyo está en la cuna,
le estoy cantando una nana.
 
«Quítate de la esquina,
chiquillo loco,
que mi mare no quiere
ni yo tampoco».
 
Y mientras tú cantabas
yo, inocente pensé
que nos casaba la luna
como a marío y mujer.
 
¡Pamplinas! ¡Figuraciones
qué se inventan los chavales!
Después la vida se impone:
tanto tienes, tanto vales;
por eso, yo al enterarme
que llevas un mes casá,
no dije que iba a matarme,
sino que me daba igual.
 
Mas como es rico tu dueño,
te vendo esta profecía:
tú, por la noche, entre sueños
soñarás que me querías,
y recordarás la tarde
que mi boca te besó
y te llamarás «¡cobarde!»
como te llamo yo.
Y verás, sueña que sueña,
que me morí siendo chico
y se llevó la cigüeña
mi corazón en su pico.
Pensarás: «no es cierto ná,
yo sé que estoy soñando»;
pero allá en la madrugada
te despertarás llorando,
por él que no es tu marío,
ni tu novio, ni tu amante,
sino él que más te ha querido.
y con eso, tengo bastante.
 
Por lo demás, tó se orvía.
Verás cómo Dios te manda
un hijo como una estrella;
avísame de seguía,
me servirá de alegría
cantarle la nana aquella:
 
«Quítate de la esquina,
chiquillo loco,
que mi mare no quiere,
ni yo tampoco».
 
Pensarás: «no es cierto ná,
yo sé que lo estoy soñando».
Pero allá en la madrugá
te despertarás llorando.
Porque sin ser tu marío,
ni tu novio, ni tu amante,
yo soy... quien más te ha querio...
¡Y con eso, tengo bastante!
 
  • 1. a. b. Esta parte es omitida