Búsqueda de letras

Unknown Artist (Spanish) - Su última carta letra lyrics

Idioma: 

Su última carta

Pensando en la pasión que ya me abruma
Por más que a tantas tentaciones huyas,
Hoy fui al espejo, y me besé yo misma,
Haciendo el rostro de la imagen tuyo.
 
El cristal me ha mentido de tal suerte,
Que vi en él su lindo rostro impreso,
Que caí desmayada, y quedé inerte,
Creyendo tuyo mi solitario beso.
 
Y cuando la razón a me asombra
Pensar, con insensato desvarío,
Que si queman los besos de una sombra,
Tus besos matarán, amado mío.
 
Y la terrible reflexión me aterra,
Aunque causa decírtelo sonrojos,
Pensando ser feliz sobre la tierra,
Rompí el cristal para buscar tus ojos.
 
Unknown Artist (Spanish) - Su última carta en Amazon
Unknown Artist (Spanish) - Su última carta ver en YouTube
Unknown Artist (Spanish) - Su última carta escuchar en Soundcloud

Más letras de este artista: Unknown Artist (Spanish)


Con los iconos de la barra lateral derecha puedes ver, escuchar o comprar en línea the Su última cartaarchivo de música o CD.

Si desea descargar esta música, puede hacer clic en el icono mp3 de la barra lateral derecha.


Las letras solo pueden usarse para la educación personal o educativa. Unknown Artist (Spanish) letra Copyright es el propietario de esta canción.



Más letras

Mi casita de papel

Encima las montañas tengo un nido
Que nunca ha visto nadie como es,
Está tan cerca el cielo que parece,
Que ha sido construído dentro de él.

Encima las montañas viviremos,
El día que tu aprendas a querer,
Y así podrás saber cómo es el cielo
Viviendo en mi casita de papel.

¡Qué felices seremos los dos,
Y qué dulces los besos serán!
Pasaremos la noche en la luna,
Viviendo en mi casita de papel.

¡Qué felices seremos los dos,
Y qué dulces los besos serán!
Pasaremos la noche en la luna,
Viviendo en mi casita de papel,
Viviendo en mi casita de papel,
Viviendo en mi casita de papel...

La flauta de Bartolo

Bartolo tenía una flauta
con un agujero solo.
Y a todos daba la lata
con la flauta de Bartolo.
 
Tenía aquella flauta
un agujero tan solo.
Era de color rosado,
larga y dura sobre todo.
 
Todas las chicas
Todas las chicas
Todas las chicas alucinaban
cuando la flauta
cuando la flauta
cuando la flauta al fin tocaba
 
Bartolo iba por las plazas
repartiendo serenatas
Las chicas al ver su flauta
así abrían sus patas
 
Bartolo no sabia acordes
escalas ni sostenidos
tocaba aquella flauta
cuando se sentía aburrido
 
Yo también tengo una flauta
igual que la de Bartolo
venid de nuevo a probarla
cuando nos quedemos
 

Ni se compra ni se vende

Me ofrecen correr el mundo entero,
honores y dinero y amores de verdad.
Y a cambio me piden un 'te quiero',
y yo me muero, muero por no poderlo dar.
Porque estuve viviendo la vía,
y no supe engañar ni fingir.
Y a la gente que amor me pedía,
amor que pedía, les dije yo así:

Ni se compra ni se vende
el cariño verdadero,
ni se compra ni se vende.
No hay en el mundo dinero
para comprar los quereres.
El cariño verdadero,
el cariño verdadero,
ni se compra ni se vende.

El día en que tú me conociste,
alegre te pusiste, y yo no sé por qué.
Si luego te fuiste de mi vía
dejándome una hería que yo curar no sé.
Te ofrecieron riquezas y honores.
Te cegaste, lo mismo que yo.
Y hoy que quieres comprar mis amores,
tendré que cantarte la misma canción.

A José Artigas

Vidalita acordate de José Artigas
Y endulzate la boca, cuando lo digas
A la huella de un siglo que otros borraron
Mintiendo los martirios del traicionado
 
A la huella vieja, vidalitay
Que te estoy buscando
Junto a Lavalleja, vidalitay
Yo quiero oírte andando
 
A la huella, primero, de José Artigas
Y sacate el sombrero, cuando lo digas
Lararailaira, lararairá
Y sacate el sombrero, cuando lo digas
 
Vidalita orientala, lejana y pura
A la patria cantala sin amargura
No hay más huella, canejo, que la de Artigas
Y jugate el pellejo, cuando la sigas
 
Patria sola y patria, vidalitay
Patria sola y muda
Rompé tu silencio, vidalitay
Vamos en tu ayuda
 
En tu ayuda, ¡ay paisanos!, monten baguales
Vamos mano con mano, los orientales
Lararairara, lailararará
Vamos mano con mano, los orientales