Búsqueda de letras

Nek - Sube la radio letra lyrics

Idioma: 
Artista: 
Nek - Sube la radio en Amazon
Nek - Sube la radio ver en YouTube
Nek - Sube la radio escuchar en Soundcloud

Sube la radio

Imagino que paras haciendo un stop
te maquillas pensando en la hora
con aquella faldita pasada de moda
 
Te imagino saliendo cada amanecer
nubes negras sobre tu cabeza
y mirando el teléfono aún sin respuesta
 
No te vale y lo sabes
si no lo dices es porque algo te esconde
un mensaje que enamore
no es pedir mucho aunque nadie responde
y tus ojos tan brillantes
dos corazones llenan estadios
y una canción va llegando a tus labios
 
Sube la radio, la radio, la radio, la radio
Sube la radio, la radio, la radio, la radio
 
Imagino que siempre tú bailas así
olvidando que vuelan las horas
cuando todos preguntan
por qué estás tan sola
 
Y te juro no sé lo que daría
por ver que de nuevo tus ojos se asombran
al decirte al oído que estamos a solas
Cuando ríes, cuando miras
ese vestido que luego no compras
cuando sales, cuando entras
quiero estar y ser parte de ti
Cuando corres, cuando frenas
cuando parece que vas al contrario
y una canción va llegando a tus labios
 
Sube la radio, la radio, la radio, la radio
Sube la radio, la radio, la radio, la radio
Sube la radio, la radio, la radio, la radio
 
La brisa siempre está cerca
la calle es un escenario
hoy mi canción te despierta
ya suena en la radio
suena en la radio y es por ti
y es por ti
para ti
 
Sube la radio, la radio, la radio, la radio
La brisa siempre está cerca
la calle es un escenario
Sube la radio, la radio, la radio, la radio
hoy mi canción te despierta
y va llegando a tus ladios
Alza la radio, la radio, la radio, la radio
 

Más letras de este artista: Nek


Con los iconos de la barra lateral derecha puedes ver, escuchar o comprar en línea the Sube la radioarchivo de música o CD.

Si desea descargar esta música, puede hacer clic en el icono mp3 de la barra lateral derecha.


Las letras solo pueden usarse para la educación personal o educativa. Nek letra Copyright es el propietario de esta canción.



Más letras

Pero qué hermosas eran

Mi primera mujer era una arpia,
pero, muchacho, el punto del gazpacho.
joder si lo tenía,
se llamaba… digamos que Sofía.
Un mal día me puso las maletas
a los pies de la estatua, de un poeta,
que esta, inmortalizado, en su glorieta.

Después de, no se asombren,
registrar, a su nombre,
mi chalet adosado,
mi visa, mi pasado,
su prisa y su futuro,
dejándome tirado y sin un duro.

La gota que colmó,
damas y caballeros,
el vaso de su amor,
fue de colesterol.
Harto, tras dos infartos,
de acercarme al tercero…
al sístole y al diástole de mi corazón
le puse un marcapasos,
que andaba con retraso,
haciendo interferencias
en la frecuencia del televisor.

Desde que la perdí
hasta hoy, pobre de mí,
cada vez más borracho,
ruedo de mostrador en mostrador:
jefe: ¿tienen gazpacho?
Pero… qué hermosa era
cuando iba de mi brazo por la acera,
¿ustedes me han mirado?,
pedirle a ese bombón que me quisiera
¿no les parece que era
pedirle demasiado?

Mi segunda mujer era una bruja
y yo, tan mamarracho, que besaba
el suelo que pisaba.
Se llamaba… digamos que Maruja.
Aquel día volví pronto del tajo,
y, en mi cama, debajo de un idiota,
una dama, en pelotas, se lo hacía.

Y yo que nunca había
estado en una orgía,
quitándome las botas,
me dije: “ésta es la mía”,
y tanto que lo era,
la del tacón de aguja era Maruja.
“Entre ese idiota y yo,
cual Júpiter tronante,
tú eliges” dije yo,
¿que qué me contestó?
sin dudarlo un instante,
“me voy con el idiota”.
Y ustedes, que creían, que el idiota era yo,
pues no, la muy pendón
se iba y se venía,
poniéndose las botas,
con el menos idiota de los dos.

Y ¿saben qué les digo?
aquel idiota y yo
nos hicimos amigos,
el día que Maruja nos dejó… por otro idiota.
Pero… qué hermosas eran
mi segunda mujer y la primera.
¿Ustedes me han mirado?
pedirles, además, que me quisieran,
¿no les parece que era
pedirles demasiado?

Mi tercera mujer era, señores
de todos los amores que he perdido
el que más me ha dolido.
¿adivinan? Se llamaba Dolores.
Pero, el día de mi cumple, mi amorcito
me dijo: “Aunque eres malo, Joaquinito,
te traigo, de regalo, un regalito”

Con su santa inconsciencia
se declaró en estado,
y yo, que había jurado
morir sin descendencia,
como murió mi padre,
a la futura madre, consternado:
“¡Hay dolores que matan!”
le grité dolorido
“¿Y no se te ha ocurrido
pensar que tu marido
hubiera preferido
otra corbata?”
Fue niña, niña pija, ¡ni siquiera varón!.
Por fin, con veinte años,
se la llevó un extraño,
y no perdí una hija,
gané un cuarto de baño. ¡Con perdón!

Sofía me aliñaba,
Maruja me adornó,
ya solo me faltaba
tomar clases de parto sin dolor... y con Dolores.
Pero… qué hermosas eran las tres,
y, sobre todo, la tercera
¿Ustedes me han mirado?
pedirles, además, que me quisieran
¿No les parece que era
pedirles demasiado?

Eres todo para mí

Secaría el mar si lo pidieras tú
Te descolgaría una estrella azul
Cuando estamos juntos
Conversando a media voz
Movería el mundo
Cegaría el mismo sol
 
No hay palabras que consigan expresar
Lo que significas, cada dia más
Vas creciendo dentro
De mi propio corazón
Como un tallo nuevo
Como una esperanza en flor
Ohh...
 
Eres todo para mí
Los años han sido días contigo, contigo
Tan dentro te he llevado que
Jamás podré vivir sin tu cariño, cariño
 
Y aunque estés muy lejos
Siempre cerca te tendré
Espero siempre el día
En que vuelvas otra vez
Si sabes lo mejor de mí
¿por qué no tratas de vivir conmigo ?
 
Si me dieras tiempo y oportunidad
De emprender despacio un camino igual
Tal vez cambiarías de manera de pensar
Quizás un nuevo día nos pudiéramos amar
 
(Eres todo para mí....)
 

El corrido de Juanito

Casi 14 años sin ir a mi tierra
A donde nací
Ya todo ha cambiado le ruego a mi dios
No se olviden de mi
 
Se murió mi madre
Y dice mi padre que ya esta muy viejo
Y no quiere venir
Y yo sin poder ir, y yo sin poder ir
 
Trabaje y trabaje tengo muchos días
Que no miro el sol
Mis hijos son grandes y no les entiendo
No hablan español
 
No han sentido miedo
Aquel que no ha visto
Una camioneta de migración
O una deportación, o una deportación
De botitas y sombrero
Me miran seguido por el freeway
Jardinero, cocinero igual me la rifo
 
Y aunque me miren pa' abajo la cara levanto
Empinándome un bote
Como quiera soy amigo y también mexicano
Mexicano Hasta El Tope
 

Dolores la petenera

Siempre de negro vestía,
a un mal fario encadená,
la Petenera vivía
como una rosa enlutá.
Los puesto y los colmaos,
la guitarra y el mal vino
sabían de sus pecaos,
de sus tormentos callaos
y de su maldito sino.
Y en coplas de madrugá,
ella lloraba su pena
con una voz desgarrá:
 
No me llames Petenera
que ese mote es mi castigo,
que ese mote es mi castigo;
ese nombre es la bandera
que está acabando conmigo.
¡Mare de mi corazón!,
y es la cruz y la ceguera
de mis tormentos mayores.
¡No me llames Petenera
que yo me llamo Dolores!
¡Dolores!
 
Ella subió a su calvario
y la copla la siguió,
como un eco de mal fario,
pregonando su doló.
Y no hubo un hombre siquiera
que llegara a su camino
y la mano le tendiera.
Y así de La Petenera
tuvo que cumplirse el sino.
Y después que se murió
toavía se sigue cantando
la copla que la mató: